Iniciativas

Propuesta con Punto de Acuerdo que presenta la Senadora María de Lourdes Rojo e Incháustegui, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, mediante el cual se resuelve exhortar al titular del Poder Ejecutivo Federal, al Secretario de Educación Pública y a la H. Cámara de Diputados para que, en el ámbito de sus respectivas atribuciones en materia de presupuesto de egresos, consideren el fortalecimiento del presupuesto del subsector cultura para el ejercicio 2010, para qué no sea menor al del ejercicio previo.

La suscrita, Senadora de la LXI Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en los artículos 58 y 60 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a la consideración de esta Soberanía la presente proposición con Punto de Acuerdo, con base en las siguientes

Consideraciones:

México enfrenta desafíos que no sólo nos concitan a tomar acuerdos de gran importancia para atender una crisis actual, que sin duda tiene sus raíces en diversos factores presentes y pasados, nacionales y mundiales. Sin embargo, estos acuerdos no pueden ser reducidos a lo urgente; un país se debe regir y orientar por su Proyecto de Nación, un país no puede declararse en quiebra y bajar la cortina, un país debe asumir su historia, avanzar con firmeza y dirigirse al futuro.

Sin duda, los apremios del día de hoy son acuciantes, pero no podemos sacrificar el futuro para más o menos salir del paso; no podemos repetir la fórmula de dejarle al Destino la solución de los problemas del mañana; ya no podemos permitirnos el absurdo de demandar sacrificios a los mexicanos para ofrecerles un futuro peor que el actual y que previsiblemente se verá agravado. Pedir sacrificios y abnegación tiene sentido cuando se siembra para cosechar, no cuando se hace para lavarse la cara, las manos y la conciencia.

Cuando hablamos de cultura nos estamos refiriendo no sólo a un resultado que es perceptible incluso en cada una de nuestras acciones cotidianas, sino a un conjunto de actividades que rebasan la creatividad al transformarse ésta en acciones íntimamente relacionadas con la vida económica de un país. Así, cultura no implica sólo el disfrute de bienes culturales tangibles e intangibles, de expresiones artísticas concretas, sino implica su producción, reproducción y transmisión como elementos de cohesión social y de formación de aptitudes y habilidades indispensables para sobrevivir como individuos y especie y para mejorar nuestra calidad de vida.

Leer, escuchar música, asistir al cine o al teatro, visitar un museo o un sitio arqueológico requieren información y formación que se traducen no sólo en conocimientos, sino implican una actividad neurofisiológica que obliga al individuo a mejorar sus propias habilidades: la cultura ofrece diversidad de estímulos y esto, a su, vez obliga al individuo a prestar más atención a su entorno y a sí mismo, lo ayuda a integrarse mejor a su realidad. Es por ello que el acceso a la cultura, garantía constitucional desde este año, representa una etapa avanzada y hasta puede decirse que superior, de la educación, fase que con frecuencia es minimizada por considerar que la cultura sólo va dirigida a las élites.

Más aún, la actividad cultural que encuentra su máxima expresión en las diversas artes implica productividad, creación de realidades, tangibles e intangibles que, simultáneamente se traducen en una actividad económica que se ha englobado en las llamadas industrias culturales; en cualquiera de las expresiones artísticas se hallan involucradas personas, grupos en instituciones privada y públicas que generan una derrama económica como cualquier actividad que quiera considerarse, incluso generando la atracción de divisas e inversiones.

El cine, el teatro, el turismo cultural, la industria editora, la música y las artes plásticas han dado constantes y notables ejemplos de la importancia de la actividad cultural en la actividad económica.

Consecuentemente, la cultura como un todo crea significado y sentido, favorece el desarrollo de actividades neurofisiológicas fundamentales para del desarrollo integral de la persona así como el fortalecimiento de la identidad y la integración social. Sin cultura, es impensable una sociedad sana.

Es por ello que ahora vemos con honda preocupación que ante una realidad del entorno económico se quiera sacrificar a la educación y la cultura en los recortes presupuestales que si bien para el presente ejercicio el monto destinado al subsector fue de 11.6 mil millones de pesos, según la información pública disponibles ya se anunció un recorte de 9.9%, lo que hace previsible que para el siguiente ejercicio, no sólo no se conserve el presupuesto en el monto del año que termina, sino que se puede traducir en una disminución que pueda llegar al 20%; esto, sin duda, se reflejará en una notable disminución en el fomento a la actividad cultural lo que, implícitamente significa un descuido con efectos irreparables en la formación de las actuales generaciones.

Los recortes en la cultura, sumados a los previsibles en la educación, serán mucho más empobrecedores que cualquier otra afectación al presupuesto: Un pueblo de mente y espíritu entumecido, debilitado, carente de estímulos estéticos y de educación, será un pueblo amenazado por la ignorancia, la insensibilidad y, me atrevo a decirlo, un proceso de degradación del que no es fácil salir ni escapar una vez que ha iniciado.

Sin duda, hace falta empleo, pero más falta hace contar con gente educada, capacitada y culta, gente que sepa entender y disfrutar la realidad para transformar. Sin educación ni cultura, los pueblos son presa fácil de toda clase de oscurantismo, en fin, de cualquier tiranía.

Ya que en 2010 tenemos la oportunidad de celebrar la Independencia y la Revolución, la mejor manera de honrar nuestra historia y a quienes la han forjado es a través del fortalecimiento de la vida cultural y educativa de los mexicanos.

Entendemos que la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria en su artículo 21 dispone que en caso de haber una reducción del ingreso, el egreso debe ser proporcional, también entendemos que el ajuste debe hacerse por siguiendo las prioridades de la Nación; en consecuencia, sin duda la cultura y la educación deben ser consideradas campos de atención prioritaria; de ninguna manera son un lujo o un capricho.

Por lo expuesto, me permito someter a la consideración de este Honorable Pleno el siguiente:

Punto de Acuerdo:

UNICO.- El Senado de la República, LXI Legislatura, resuelve exhortar al Titular del Poder Ejecutivo Federal, al Secretario De Educación Pública y a la H. Cámara de Diputados para que, en el ámbito de sus respectivas atribuciones en materia presupuestal consideren el fortalecimiento del presupuesto del subsector cultura para el ejercicio 2010 y que éste no se menor que el aprobado para el PEF del ejercicio 2009.

Dado en la sede del Senado de la República 3 de septiembre de 2009. Suscribe la presente propuesta con punto de acuerdo

Senadora María de Lourdes Rojo e Incháustegui

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: